miércoles, 4 de mayo de 2011

ACOSTUMBRÁNDONOS
                                               Fueron toda la noche un ovillo de vida
                                                                         José Saramago
Acostumbrando a que mi cabeza
sepa apoyarse en ese hueco que existe
entre tu cuello y tu hombro

Acostumbrando mis manos a tu nuca
acostumbrando tus manos a mi cadera

Acostumbrando tu timbre de voz a mis oídos
acostumbrando nuestras alturas tan dispares

En esto andamos: acostumbrándonos

.
Autora: Carmen Ramos Pérez

No hay comentarios:

Publicar un comentario